Ventas por Whatsapp +5715142316

DUGOTEX, ¡UNA HISTORIA QUE INSPIRA!

Linda .

Publicado el agosto 14 2020

DUGOTEX, ¡UNA HISTORIA QUE INSPIRA!

¡Chicas, sin duda alguna el reto que nos presenta hoy esta realidad, es extraordinario! Algunos lo han llamado el “reinventarse”, para otros ha sido “la era del emprendimiento”; y bien sea lo uno o lo otro, son válidas todas esas ideas renovadoras y concebidas desde el corazón.

A raíz de ello, pienso en aquellos personajes que han marcado mi vida y me inspiran. Son los reales “influenciadores” de hace unas décadas, que con su valioso esfuerzo e historias de vida fascinantes, me mantienen inquieta hacia nuevos propósitos de vida. ¿Qué me inspira? Historias como la de Dugotex…

Por supuesto he seguido el crecimiento y la evolución de Dugotex, la empresa detrás de importantes marcas, entre ellas Diane & Geordi. Soy amiga de esta bella familia y he seguido los pasos de esta marca tradicional en nuestro país; que como cualquier otra de Colombia, ha tenido sus vacas flacas y gordas; y en la que existe un gran legado detrás, el de Don Nicolás.

La historia de esta empresa, que por estos días cumple 30 años, inicia en Santuario, Antioquia; cuna de la sandupa, buñuelos exquisitos y un humor muy pintoresco. Aquel comerciante soñador hacía sus primeros pinos en la industria textil y se relacionaba con importantes empresarios para aprender y darle forma a su propio proyecto. Don Nicolás, con su perrenque auténtico y esa inteligencia innata, inició comercializando diferentes marcas y prendas de todo tipo; hasta encontrar en el mundo de la ropa interior, su verdadera pasión.

En un principio, el tema no era sencillo. Se trataba de un hombre recorriendo municipios, en chivas o buses, con una gran cantidad de prendas y haciendo miles de sacrificios para vender y atraer más y más clientes. Así empezó a incursionar en algunas relaciones comerciales que lo llevaron a hacerse socio, en principio, del proyecto naciente que luego consolidaría.

Como cualquier historia de esta clase, la paciencia y perseverancia son factores determinantes; cada paso va llevando al otro y así lo comprendió. Por 1990 constituyó en principio la empresa en Cúcuta, pensando de manera estratégica en su primer gran mercado y en el cual hasta la fecha aún recuerdan con cariño: Venezuela.

Por supuesto, dice el refrán que detrás de un gran hombre, hay una gran mujer. Mientras él lideraba los diversos procesos y áreas de aquella empresa que comenzaba a dar forma, su esposa se involucraba con todas las estrategias e ideas en lo comercial, para apuntar a crecer y fortalecer el buen trabajo hecho hasta este punto. La premisa, que aún se mantiene, fue la de tener productos en diferentes líneas de ropa interior, de muy buena calidad y a precios muy cómodos para el público.

De allí en adelante, las prendas hablaban por si solas y enamoraron al país vecino; luego vino el reto de fortalecer el mercado colombiano e ir de la mano con las tendencias en todas las áreas y procesos. Mientras todo ello ocurría, los más pequeños de la familia, crecían al mismo ritmo de la empresa, y de paso aprendían de procesos, conocian la operación e interactuaban con los empleados; su gran valor.

La primera tienda que abrió en Colombia, fue la de San Victorino en Bogotá; un punto estratégico de gran afluencia para la época y que marcó la pauta del desarrollo de Dugotex. En poco más de una década desde ese momento, fueron además otras más de 200 tiendas las que se han abierto en diversos municipios y ciudades del país, para una operación en la que han llegado a tener cerca de 1.300 empleados en algunos momentos.

La marca creció de manera determinante e incluso tuvo gran aceptación en algunos países de Latinoamérica, donde se hicieron algunas alianzas de distribución. Las prendas y los materiales (elásticos e hilos, entre otros) en que se confeccionaban, siempre fueron producidos en las plantas; y eso fue y ha sido un valor muy apreciado.

Hace unos 5 años, Don Nicolas falleció, pero por supuesto el legado lo mantuvo su familia. La operación no se detuvo y caminó constantemente por las tendencias de la industria, se propuso nuevos retos, les dieron continuidad a procesos exitosos, mantuvo esa sinergia familiar con sus empleados y se ha venido sumando a la era digital y las nuevas formas de marketing en este sentido.   

En la actualidad, la empresa ha crecido al ritmo en que muchas condiciones lo han permitido. Por supuesto, también la ha golpeado la pandemia, pero me encanta ver que se mantienen vigentes y con esas ganas de salir adelante. Esta familia y su historia me inspiran, me hacen soñar con mis propias ideas…

¡Así que de paso, un inmenso saludo para la familia Dugotex y que sean otros 30 años más apoyando el empleo y la industria de ropa interior nacional!